Doctorado inicia sus clases con destacado reconocimiento académico

A pocas semanas de haberse iniciado el año académico del Doctorado en Ciencias Silvoagropecuarias y Veterinarias de Campus Sur, la académica Coordinadora del Programa, Profesora Audrey Grez, da cuenta del desarrollo de una iniciativa académica única en el país por su carácter interdisciplinario.

Con un reconocimiento  a  la excelencia académica partió el año el Doctorado. Durante el año pasado alcanzó una exitosa acreditación, en tanto a inicios del 2015 fue beneficiado con 14 becas de la Comisión Nacional de Ciencias y Tecnología, CONICYT.

El resultado mencionado ubicó a este programa académico en el segundo lugar de asignación de becas en la Universidad de Chile. Lugar no menor, si se considera que esta Universidad es quién recibe mayor cantidad de Becas por parte del organismo público, reconocido por el nivel de exigencia en su asignación de beneficios.

¿Cuáles han sido los cambios que han posicionado al doctorado en un nivel de excelencia?
Desde el año pasado hemos venido realizando diversos cambios y mejoras al programa, tanto en el ámbito académico como administrativo. Hoy en día la malla curricular está mucho más acorde a los objetivos del Doctorado, de dar una mirada integradora en el ámbito silvoagropecuario y veterinario. Actualmente, las cinco áreas de desarrollo del programa están relacionadas, lo que permite un trabajo integral de los estudiantes. Los problemas silvoagropecuarios y veterinarios en la realidad ocurren espacial y conceptualmente de manera relacionada, de manera que no es posible tratarlos por separado.

Queremos dar una mirada integradora, que es hacia donde apunta la ciencia en general. En ese sentido, el Doctorado es pionero en poner de manera explícita en el  plan de estudios esta integración, con actividades que apuntan directamente a esta meta. Los estudiantes, en sus tesis y cursos deben abordar temas de investigación en los que  explícitamente incluyan esta mirada integradora. Un ejemplo de esto es el curso obligatorio Problemas silvoagropecuarios y veterinarios: una mirada integradora, dictado el primer semestre del programa.

¿Quiénes participan del Doctorado?
Eso es algo que se destaca también del Programa, la  alta diversidad en la formación de los estudiantes; hay médicos veterinarios, bioquímicos, biólogos marinos, ingenieros agrónomos, ingenieros forestales. También apunta a esta diversidad la incorporación creciente de estudiantes extranjeros. Esta misma diversidad de formaciones es muy enriquecedora, porque se generan debates, intercambio de ideas y experiencias entre los estudiantes que abren mucho las visiones y perspectivas.

¿Cuáles son los próximos desafíos del programa?
Mejorar la gestión, estamos trabajando muy estrechamente con la Vicerrectoría de Asuntos Académicos para mejorar, por ejemplo, el seguimiento de los estudiantes y de los graduados, eso que a veces dificulta que se cumpla con los plazos de las diferentes estapas del programa. Una gran meta para nosotros  es que los estudiantes  puedan sacar el doctorado en 4 ó 5 años.  Porque en muchos programas se extiende demasiado ese plazo.

Por otra parte, nos propusimos también ampliar los beneficios para los estudiantes, como la diversidad de becas, sala cuna, facilitándole la vida, y muy importantemente, queremos seguir creciendo en la internacionalización del programa, donde ya hemos ido avanzando, con la incorporación este año de tres estudiantes de Bolivia, Cuba y México.